Abel Jaime Novoa, doctor en Medicina y presidente de No Gracias, nos explica con detalle y crudeza el funcionamiento de la regulación de los Medicamentos en Europa. Tras la tragedia de la Talidomida, que produjo malformaciones graves en 12.000 niños europeos el siglo pasado, la historia se repite ahora con el fármaco Depakine, que está produciendo graves deficiencias cognitivas en los niños, y pone en evidencia la corrupción existente en el modelo europeo de farmacovigilancia y farmacorregulación, inadecuado para proteger la salud pública.

Ver noticia original ➥