Este ilustrador moscovita lleva a otro nivel los garabatos en los coches sucios. La suciedad es solo otro material para que el artista lleve a cabo sus ideas, y su marca personal ya es el convertir coches sucios en obras de arte. Aunque Nikita ha estado trabajando en muchos otros proyectos, este le resulta particularmente especial por lo frágil y temporal que es el resultado final.

Ver noticia original ➥