"Lo que hemos presenciado hoy aquí en el Consejo de Seguridad es un insulto. No lo olvidaremos", dijo Haley, describiendo la medida votada por el resto de los miembros del cuerpo como "un ejemplo más de que Naciones Unidas hace más mal que bien en el tratamiento del conflicto israelo-palestino"…"ningún país va a decir a Estados Unidos dónde podemos poner nuestra embajada".

Ver noticia original ➥