Tanto populares como PSC admiten que las órdenes de prisión provisional dan oxígeno al independentismo y, sobre todo, les da argumentos que enriquecen y engordan el famoso relato del ‘procés’. Ambos partidos temen que haya una sola candidatura independentista, que se vería muy favorecida por la distribución territorial de escaños. Los socialistas catalanes temen que sean vistos como los “cómplices” del 155, de los aparatos del Estado y de los encarcelamientos y sufren una división interna que creían superada.

Ver noticia original ➥