Las querellas del fiscal general y los autos de la jueza de instrucción de la Audiencia Nacional apestan a franquismo. No son actos de administración de justicia de un Estado democrático, sino de persecución política en los que nunca deben participar ni fiscales ni jueces". El entrecomillado es del catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo,

Ver noticia original ➥