"No sé qué decir nada más que dar las gracias a que se hayan acordado de mí para darme cariño, arroparme", comenzó la barcelonesa, visiblemente emocionada, quien reconocía que "no se había movido de Madrid desde los años 60". "He trabajado como una leona por la cultura, como han trabajado muchas mujeres, y por eso la cultura tiene una mayor visibilidad. Porque algunas, muy pocas, hemos luchado porque el pueblo español, sin delimitación de fronteras, fuera un pueblo culto, que supiera escuchar y, sobre todo, hablar".

Ver noticia original ➥