Xpeng optó por tomar como punto de partida al Model S de Tesla ya que Tesla decidió liberar las patentes de sus tecnologías en 2014. Por lo tanto, Tesla no podría tomar ningún tipo de represalias legales. Alibaba y Foxconn invirtieron un total de 360 millones de euros que estarán destinados a aumentar la producción del SUV eléctrico con una autonomía de 300 kms e inspirado fuertemente en los Tesla Model S y X.

Ver noticia original ➥