Hace poco más de un mes, el escándalo IBM sacudió Estados Unidos. Como reveló la agencia independiente de investigación ‘ProPublica’, el gigante informático había despedido sistemáticamente durante los últimos años a decenas de miles de sus empleados mayores de 40 años. Diversos casos como el de IBM, Google o ZTM muestran que la edad es un habitual factor de discriminación a la hora de elegir entre trabajadores. Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

Ver noticia original ➥