Sólo en Defensa, la nómina de los colocados supera el medio millón de euros.No hay parangón. En ningún partido español la recolocación de colaboradores es tan descarada y vergonzante como la llevada a cabo por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que después de perder las elecciones autonómicas y ser apeada por el socialista Emiliano García-Page del Gobierno de Castilla-La Mancha, “huir” a Madrid como diputada del PP por Toledo y ser nombrada ministra de Defensa por M. Rajoy,

Ver noticia original ➥