Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) descubrieron hace pocos días una estructura en el Estanque de Nahualac, al pie del volcán Iztaccihuatl. Se trataría de un tetzacualco o altar de piedra situado en medio del estanque, visible cuando el nivel de las aguas baja, y que produce un efecto óptico pareciendo que la estructura emana del agua de modo similar al mito de Cipactli. Este monstruo de piedra, según algunas leyendas mesoamericanas sobre la creación del mundo, flotaba sobre las aguas primigenias

Ver noticia original ➥