No son más saludables y, a veces, incluso engordan más que sus versiones originales. Los ultraprocesados etiquetados como ‘light’ nunca son una buena opción.