Estos días, Estados Unidos está sufriendo una peculiar “venganza de las plantas” en lo que es el mayor brote de E. Coli desde 2006. Un brote que ha afectado a, al menos, 98 personas en más de 20 estados. Todo por la lechuga romana. Lo más chocante de todo esto es que no hay nada de lo que sorprenderse. Las verduras se han convertido en una de las fuentes de intoxicación más comunes de EEUU. Es decir, en pleno boom de las ensaladas cortadas, lavadas y listas para consumir, la verdura embolsada se ha convertido en una bomba para la seguridad.

Ver noticia original ➥