Por la falsa creencia de que es una causa de antemano perdida; por el absurdo convencimiento de que las ganancias que obtendremos no compensarán los costes de abogados y las horas perdidas, o bien porque pensamos, equivocadamente, que nuestra antigua hipoteca ya prescribió para estas cosas, los españoles no reclamamos al banco lo que nos pertenece. Y lo que nos pertenece, por firmar la hipoteca y que NOS COBRARAN TODO ILEGALMENTE, son entre 3.000 y 10.000 € de media.

Ver noticia original ➥