"Es increíble lo poco que duró la gloria del ciudadano-reportero. Ahora se le desacredita como distribuidor de noticias falsas, como ignorante, como polarizador", explica Renata Ávila, abogada de la World Wide Web Foundation, sobre el discurso de los medios masivos y el cierre de páginas web del 1-O

Ver noticia original ➥