"Es lo más fuerte que hemos visto", se quejaba otra persona de su equipo. "¿Tú has visto algo así?", añadía. Incluso, los colaboradores de Cifuentes declararon en conversaciones reservadas que esperan nuevas entregas en forma de vídeos o informaciones que ataquen personalmente a la expresidenta. Denunciaban también que se ha traspasado una línea roja y que entrar en cuestiones personales es algo muy peligroso para las personas y para la política. "No todo vale", concluían antes de finalizar un acto en el que no se ha hablado de otra cosa.

Ver noticia original ➥