Caos es la palabra que resume el final de curso en la educación secundaria de Madrid tras la supresión de los exámenes de septiembre. Y es que cuando la incompetencia se hizo carne, habitó en la Consejería de Educación. Lo ha implantado la Consejería de Educación Madrid sin debate ni acuerdo con la comunidad educativa y sin ninguna planificación. En la práctica significa una menor duración del curso escolar de casi un mes para una parte importante del alumnado.

Ver noticia original ➥