Estas cifras sitúan a España como el sexto país de la Unión Europea cuyos ciudadanos desconfían más de la justicia, lo que supone una mejora de tres puestos respecto al año anterior. Sólo Croacia, Eslovaquia, Bulgaria, Italia y Eslovenia registran resultados peores. El sistema judicial español está peor valorado entre sus ciudadanos que los de Hungría o Polonia, dos países a los que la Comisión ha expedientado por poner en riesgo el Estado de derecho. La clasificación la encabezan Dinamarca, Finlandia, Austria y Holanda.

Ver noticia original ➥