La economía española incrementó su productividad con la devaluación interna durante la crisis, pero vuelve a evidenciar problemas en la recuperación.España tiene un problema de productividad. Antes de la crisis esto se tradujo en un déficit de competitividad exterior que dejó a la economía en situación de extrema vulnerabilidad en 2008. Aunque en la Gran Recesión aumentó la productividad por el empleo destruido, vuelve a congelar su crecimiento con la recuperación. Incluso el Gobierno proyectó un aumento nulo para 2018 en el Plan Presupuestario

Ver noticia original ➥