La entrada española en 1986 en la Unión Europea fue un momento crucial para el destino geopolítico del Viejo Continente. El resultado: 32 años de progreso, enriquecimiento y reforzamiento mutuos entre España y Europa.

Ver noticia original ➥