Muchas organizaciones sociales lo denuncian desde hace años: tener un trabajo ya no es sinónimo de vivir bien, ni siquiera asegura salir de la pobreza. De acuerdo con los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el 14,8% de los hogares españoles cuenta con al menos un trabajador que vive por debajo del umbral de la pobreza.

Ver noticia original ➥