Si en Europa la administración de cada país supone una media de 477 personas por cada empleado,en España de cada empleado dependen 1035 personas,por lo que es evidente que es mucho más fácil defraudar a las grandes empresas o grandes fortunas y que “no les pillen”.La corrupción y el fraude es mucho más fácil en España que en la mayoría de los países europeos,que cuentan con el doble de recursos personales para frenar los desmanes civiles.Finalmente,cualquier corrupto al que ‘han pillado’ sabe que el sist. judicial cuenta también con la mitad

Ver noticia original ➥