Según las estimaciones de Credit Suisse, más de 8.600 comercios habrían echado el cierre en Estados Unidos al término de 2017. Esa cifra supera a la publicada recientemente por la consultora Fung Global Retail & Technology (FGRT), que afirma que el país cerró el pasado año con 6.985 comercios menos. El negocio de los grandes almacenes, un formato muy arraigado en Estados Unidos, es uno de los que más está sufriendo esta crisis. De hecho, Macy’s, JP Peney o Sears, algunos de sus principales operadores, ya están llevando a cabo cierres masivos.

Ver noticia original ➥