“Operaciones como éstas certifican el magnífico trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, dijo el ministro Zoido cuando celebró el récord de la mayor aprehensión de cocaína de Europa. Se le olvidó contar que la mala noticia es que, según las propias estimaciones de la lucha antidroga, lo que se aprehende es una mínima parte de lo que llega, con lo que resulta sobrecogedor el mero cálculo, a partir de esas nueve toneladas de cocaína, de las cantidades de droga que nadie consigue interceptar.

Ver noticia original ➥