La contaminación atmosférica y las políticas para frenar el cambio climático están llevando a las plantas de generación eléctrica mediante combustión de carbón al borde del abismo, según un nuevo informe. Cerrarlas evitaría 22 mil millones de euros en pérdidas para 2030. Según los analistas que han realizado el estudio en 2030 el 97% de las centrales de carbón entrarán en pérdidas. Además la evolución tecnológico hace que sea más barato construir nuevas centrales renovables que mantener abiertas las de carbón a mediados de los años 20.

Ver noticia original ➥