En la época de cosecha, muchos trabajadores se ven obligados a vivir varios días en las mismas plantaciones, con temperaturas que llegan a los 40 grados a la sombra, con apenas agua fresca y teniendo que dormir a la intemperie. El trabajo es físicamente muy duro y peligroso, ya que las ramas caídas pueden causar graves lesiones. Y todo por muy poco dinero. Incluso pudieron filmar a menores de 15 y 17 años trabajando, sin protección alguna

Ver noticia original ➥