Malos tiempos para los amantes del pulpo: una combinación de factores está provocando que su precio haya escalado de forma vertiginosa durante el último año. Las raciones en Galicia ya superan ampliamente los diez euros, barrera tradicional dentro de la restauración local, y el boyante mercado del cefalópodo augura subidas futuras. La particular fiebre estadounidense y la carencia de capturas durante las últimas temporadas han contribuido a agudizar el fenómeno.

Ver noticia original ➥