Tiangong-1, la primera estación espacial que China logró poner en órbita en 2011, continúa siendo un auténtico quebradero de cabeza para el país asiático. Tras el éxito conseguido en este programa, con la visita incluida de seis astronautas, la agencia decidió que Tiangong-1 entrara en hibernación en 2013. 3 años después, la nave quedó fuera de control. Su errático comportamiento, observado por astrónomos de todo el mundo, fue confirmado por China en septiembre de 2016, cuando admitió que no sabía cuándo ni dónde caería la estación.

Ver noticia original ➥