Nadie podia prever lo que pasaría 3 meses más tarde, cuando un fiasco informático puso de rodillas al banco con un apagón a 5.4 millones de usuarios que usan banca online o móvil. La primera indicación de que algo iba mal empezó el 22 de abril, cuando el banco reabrió sus sistemas después de 50 horas en caos. Los clientes empezaron a twitear que podían ver otras cuentas, o que sus datos no tenían sentido. Hipotecas habían sido anuladas, y pequeños cargos de 1 libra generaban una cuenta en números rojos.

Ver noticia original ➥