Cuando supimos que la AN se ocuparía de unos tuits de Casandra Vera pensamos que estábamos en otro tiempo,el tiempo en el que los tribunales de justicia se ocupaban del mal gusto.El escrito de la Fiscalía y la forma que tiene de dirigirse a Casandra nos sitúa ya exactamente en 1945.La justicia no puede decirle a una víctima cuando tiene que sentirse ofendida o no,y la familia de Carrero ya dijo que no lo estaba y pidió que este proceso no siguiese adelante.Los mensajes estúpidos no se condenan judicialmente,se define el odio a capricho..

Ver noticia original ➥