31 años después del peor desastre nuclear de la historia, los autodenominados «stalkers» hacen viajes ilegales a la ciudad radiactiva abandonada.

Ver noticia original ➥