Investigadores de Empa, los Laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de los Materiales, han creado un material delgado y flexible que genera electricidad cuando se estira y comprime, lo que lo hace útil en tecnología que encuentra aplicaciones tan dispares como los marcapasos hasta la ropa. El material es posible gracias al efecto piezoeléctrico, más famoso en los reproductores de registro analógicos, que tocan música leyendo los surcos del disco con una aguja que vibra mecánicamente. Así, las vibraciones se convierten en impulsos

Ver noticia original ➥