Una de estas tiendas era ‘Margiotta Food & Wine’, en Edinburgo. Se trata de una tienda de comestibles que quiso apostar por las últimas tecnologías, y que incluso participó en un documental de la BBC sobre robótica e innovación tras adquirir un Pepper. Sin embargo, tal y como cuentan en el Daily Mail,tras una semana probándolo vieron que no cumplía con su trabajo, por lo que la dueña de la tienda acabó prescindiendo de él.

Ver noticia original ➥