El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado al Reino de España en el caso de torturas a los miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola, autores del atentado contra la T4 de Barajas en 2006, en el que fallecieron dos personas. La corte europea con sede en Estrasburgo entiende que España vulneró el artículo 3 de la convención europea de libertades fundamentales, que prohíbe la tortura, al no estimar la denuncia por malos tratos de ambos terroristas, detenidos por la Guardia Civil en 2008.

Ver noticia original ➥