En apenas tres minutos dio un toque de atención contundente y demoledor: “Menos excelencia y más equidad educativa”. También ha añadido que “sería injusto no recordar que no solo son excelentes aquellos que obtienen óptimos resultados, sino muy especialmente, quienes consiguen progresar desde circunstancias menos ventajosas, en ocasiones, con problemas familiares, aprietos económicos o dificultadas de aprendizaje. No podemos permitir que el olvido de nuestra suerte presida esta celebración”.

Ver noticia original ➥