Economistas del Centro Nacional de Investigación Científica, la Universidad de Clermont-Auvergne y la Universidad Paris-Nanterre, han demostrado con un estudio que la llegada de solicitantes de asilo no conduce a un deterioro en el rendimiento económico y las finanzas públicas de los países europeos que los acogen. Es más, según el estudio basado en datos de 30 años de 15 países de Europa occidental, el impacto económico tiende a ser positivo, ya que una proporción de los solicitantes de asilo se convierte en residentes permanentes.

Ver noticia original ➥