El principal impulsor del texto fue Finlandia, que cree que el ahorro energético es escaso, sobre todo para los ciudadanos que son los que más sufren los efectos de la hora menos. Apoyan a este país otros como Alemania, Bélgica, Francia, Holanda o Suecia. Con 384 votos a favor, 153 en contra y 12 abstenciones, el Parlamento ha dejado clara su opinión sobre el cambio de hora.

Ver noticia original ➥