Cualquiera que haya visitado, o estado cerca de, un matadero de pollos puede saber la constante sensación a muerte que se siente en el ambiente. Las aves suelen estar hacinadas en espacios pequeños y se podría decir que ellas mismas presienten su inminente muerte al notar a sus compañeras siendo degolladas.

Ver noticia original ➥