La Comisión Europea se prepara para presentar en las próximas semanas la que puede ser la mayor multa jamás impuesta a Google. Las primeras cifras que se barajan hablan de unos 9.000 millones de dólares, el 10% de todo lo que Google ingresó el año pasado.