Ronnie Coleman, es un fisicoculturista estadounidense considerado uno de los mejores de la historia, que a los 53 años está luchando frente a diferentes inconvenientes de salud derivados del culturismo.