La rápida llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa ha provocado que altos cargos del Gobierno tengan que buscar apresuradamente un plan b para intentar mantener al menos alguno de los privilegios que tenían cuando formaban parte del Ejecutivo. Los ministros que mantienen su condición de diputados no pueden percibir indemnización de dos años de sueldo a la que tendrían derecho al salir del Ejecutivo porque es incompatible con su escaño. Además de notar un buen tijeretazo a su sueldo, pierden otras prebendas como secretaria o chófer.

Ver noticia original ➥