En el mundo de la automoción, posiblemente los trabajadores de las cadenas de montaje son quienes tienen los trabajos más duros y siguen siendo necesarios pese a la cada vez mayor implantación de robots. Para ayudar a sus empleados la planta de Ford en Almussafes (Valencia) ha convertido a algunos operarios en una especie de androides al equiparles con unos modernos exoesqueletos.

Ver noticia original ➥