“Tenía un pelaje sedoso que me atraía mucho y una mirada francamente sensual: era realmente única”, explica sin rubor el científico, que convivió con el animal en el Instituto Roslin de Edimburgo “en los años más felices de mi vida

Ver noticia original ➥