La propuesta del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de fijar un impuesto a la banca para salvar las pensiones ha generado mucho escepticismo en el mundo académico y económico. Los expertos creen que es solo un parche que no puede resolver un problema tan grande como el de las pensiones y avisan: al final el impuesto lo acabarán pagando los consumidores.

Ver noticia original ➥