El calor y la humedad son los factores que propician que estos insectos “abandonen su hábitat natural” y se lancen en busca de “nuevos cobijos en los que encontrar agua, alimento y una óptima temperatura”, lo que les lleva a “invadir las casas y sus proximidades”

Ver noticia original ➥