Zaragoza constata, una década después de renovarse en claroscuro, la inexistencia de un plan de futuro en 2008 mientras aflora una realidad de despilfarro y ausencia de soluciones que sigue engullendo dinero público

Ver noticia original ➥