La Junta de Castilla y León decidió para este año que se podían asesinar 5 lobos en la provincia de Valladolid, donde sabemos a CIENCIA cierta que el lobo lleva años en declive. Nada más y nada menos que cinco ejemplares de lobo ibérico, especie de la que sabemos que cada individuo es una joya genética. Pero en febrero ya eran 6 los lobos muertos (que se supiera) en la provincia. Aún así, la Junta, como de costumbre, y haciendo oídos sordos de las recomendaciones de científicos y conservacionistas, como de costumbre, no paraliza la ejecución..

Ver noticia original ➥