Que los habitantes de los países nórdicos tienen por lo general un carácter frío es algo bastante conocido, pero en algunos casos parece que lo llevan hasta el extremo. En las paradas de autobús de Finlandia podemos encontrar una extraña costumbre para hacer cola, consistente en dejar un enorme espacio entre cada integrante de la cola para esperar el autobús, llegando a alargarse de forma tan exagerada que el último componente de la cola se puede encontrar a decenas de metros de la parada, soportando las inclemencias del tiempo.

Ver noticia original ➥