En este mundo inundado por las mentiras y las medias verdades, el ataque con misiles efectuado en la noche del 13 al 14 de abril sobre Siria por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia no es más que un fake bombing, pura falsedad geopolítica disfrazada de fines humanitarios. Se ha tratado de una acción más política que militar, de resultado táctico deficiente, con el propósito de lavar la cara de un Trump acosado

Ver noticia original ➥