Me enamoré de este pueblo cuando empecé a investigar sobre ellos para obtener datos para mi novela histórica “Enyra” y porque además fueron los fundadores de Málaga, mi ciudad. Para mí fue todo un descubrimiento que un pueblo recurriera al comercio a gran escala, actividad que no estaba difundida ni desarrollada, en vez de a la guerra, cuando estaban necesitados de productos de primera necesidad. Ellos descubrieron que la forma más sencilla de prosperar era el contacto con otros pueblos

Ver noticia original ➥