Parecía cuestión de tiempo y finalmente ha llegado el primer indicio. Barcelona está descartada como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que debe abandonar Londres por el Brexit. Pese a partir el pasado abril como una de las favoritas, la inestabilidad política generada por el proceso independentista y la mala imagen de la capital catalana en las últimas semanas han dado al traste con sus aspiraciones, según el Financial Times, que sitúa a Milán y Bratislava como las mejor situadas en la recta final del proceso de adjudicación.

Ver noticia original ➥